Ordenanza Reguladora de la Ocupación del Dominio Público y Espacios Libres Abiertos al Uso Público Mediante la Instalación de Quioscos en la Ciudad de Málaga.

Ir al contenido principal
 Áreas: Comercio
 Publicada el

Ordenanza Reguladora de la Ocupación del Dominio Público y Espacios Libres Abiertos al Uso Público Mediante la Instalación de Quioscos en la Ciudad de Málaga.

De acuerdo con la Ley 39/2015, queremos saber tu opinión y contar con tus aportaciones sobre la Memoria en la que se detallan las aspectos principales de la norma.

Por ello, la sometemos a consulta pública a través de este portal.

Nos interesa mucho tu opinión, en especial sobre: 

  • Los problemas que se pretenden solucionar con esta iniciativa:

 Con el objeto de ayudar al titular del  quiosco  y  que su capacidad económica no se encuentre tan afectada por el déficit de ventas  que padece, entendiendo que se puede  con ello , reactivar el empleo,  haciendo  más atractiva la oferta de quioscos en la vía pública,  el Ayuntamiento de Málaga pretende , mediante estas acciones reguladas en la norma incentivar y ayudar a la reconversión del sector, mediante la ampliación de productos susceptibles de venta y mediante la prestación de determinados servicios. 

  • La necesidad y oportunidad de su aprobación:

  Se entiende necesario ofrecer  una concreción mayor sobre el procedimiento de acceso a las concesiones, con una regulación coherente con la normativa de aplicación, regulando con claridad aspectos,  como la transmisión de las concesiones, que  entre otros, ofrecen mayor seguridad jurídica a los concesionarios.

  • Los objetivos de la norma:

Regular el sistema de concesión de autorizaciones de forma más precisa ampliar el espectro de productos objeto de venta y la regulación de la prestación de determinados servicios por parte de los concesionarios. 

  • Las posibles soluciones alternativas regulatorias y no regulatorias:

Al ser un actividad de regulación del uso del dominio atribuida a las entidades locales, la mejora de la posición de los quioscos en la ciudad solo puede realizarse a través de la Ordenanza, que de seguridad jurídica a los concesionarios de las autorizaciones.

 Comentarios2
Ha finalizado el periodo de debate. Ya no es posible realizar comentarios
  • María Ruiz Florido

    Sin ver la nueva regulación en profundidad, solo algo por encima, hago las siguientes aportaciones o reflexiones, por si se considera oportuno tenerlas en cuenta.

    Según la actual ordenanza reguladora, no se habla de concesiones sino de autorizaciones anuales, renovables por años naturales y con un plazo máximo de 20 años. En la nueva regulación se propone un régimen de concesión a 25 años, prorrogable por un período de 15 años, con un máximo por tanto de 40 años. Nada que objetar a ello, pero, se pretende regular ahora a través de una Disposición transitoria que “Las concesiones otorgadas al amparo de las anteriores ordenanzas podrán ser objeto de prórroga en los términos expresados en el artículo 8”, es decir, son susceptibles de prórroga por 15 años más. Entiendo por tanto que eso es tanto como cambiar las reglas del juego a mitad del partido, en el sentido de que igual hubo personas que no solicitaron anteriormente la licencia/concesión en base al periodo de 20 años máximo fijado, pero que sí hubiesen estado interesados en hacerlo de haber sabido que no eran 20 años sino 35 años. Lo ideal es que las concesiones/autorizaciones sometidas a regulaciones anteriores, cuando vayan finalizando queden vacantes y se sometan a la nueva regulación, saliendo a concesión, para que así todas las personas tengan las mismas oportunidades de acceder a un quiosco.

    Se observa por la regulación la intención de que nadie tenga acceso a la concesión de más de un quiosco. Ello queda claro respecto de las personas físicas, pero al abrirse la posibilidad respecto de las personas jurídicas, esto no es tan fácil de cumplir, controlar o regular. Una persona física puede ser administrador único de varias empresas o personas jurídicas, que siendo distintas, podrían perfectamente acceder a la concesión de un Quiosco. Por otro lado está el tema de las sociedades participadas por otras, que al final no se sabe muy bien quién es quién, pudiendo dar lugar a que varias empresas relacionadas optasen a varias concesiones.

    Se hace referencia a la obligación del pago de la tasa, entendiendo que se trata de la tasa regulada actualmente para la ocupación de la vía pública con quioscos. Entiendo que dicha tasa está relacionada con una valoración de la utilidad que nada tiene que ver con la nueva, resultante de esta regulación, en tanto que se amplían los servicios que pueden prestar así como el periodo de plazo de la concesión, por lo que debería adecuarse en este sentido o valorarse de nuevo de acuerdo a la nueva situación. También está el tema de la posibilidad de añadir instalaciones anexas, lo cual podría incrementar la ocupación, y por tanto también habría que adecuar este aspecto al tema tributario. En definitiva, entiendo que si se cambia la regulación de la ocupación, se deberá adecuar la fiscal en este sentido.

    También, al ampliarse los servicios, podríamos estar ante una posible competencia desleal, según qué casos y situaciones. Imagínen un quiosco que ofrezca cafés justo delante de un bar que ofrece también cafés.

    Por último, respecto al régimen sancionador, si no se apuesta por una verdadera implementación de personal de la inspección de vía pública, no sirve de nada, en tanto que a día de hoy existen muchos quioscos que ya ofrecen lo que se pretende regular, es decir, actualmente están fuera de normativa, no observándose desde la inspección de vía pública actuaciones tendentes a hacer cumplir la normativa actual. Aunque podría entenderse esta forma de actuar en tanto que la situación actual de los quioscos no es muy buena, no hay que olvidar que la normativa está para cumplirla.

     

    • Málaga Contesta!

      Agradecemos su participación en este proceso,  y pasamos a continuación  a valorar  aportaciones:

      Indicamos previamente  que es objeto de esta  norma, regular  el procedimiento de concesión mejorando con ello,  la regulación efectuada que sobre estas concesiones,  cuya autorización  se ha concedido siempre bajo los criterios de concurrencia pública y al amparo de lo prevenido en las leyes de aplicación.

      En relación con la primera  aportación formulada,  respecto a lo establecido en la  Disposición  Transitoria del borrador de la  “Ordenanza reguladora de la Ocupación del Domino Público y Espacios Libres Abiertos al Uso Público,  mediante la instalación  de Quioscos en la Ciudad de Málaga”, esta permite la posibilidad de solicitar prorroga,  en los términos establecidos en la misma , por los titulares  de las autorizaciones concedidas al amparo de  las anteriores Ordenanzas.   

      De esta forma,  se ofrece a los interesados un plazo de concesión de 25 años con la posibilidad de una prorroga , así se favorece la continuidad del ejercicio de la actividad,  para aquellos que,  cumpliendo con los requisitos establecidos en la misma,  lo soliciten,  siempre que no medien causas de extinción , en este sentido , es una posibilidad voluntaria que se ofrece a los titulares con objeto de poder continuar  durante ese tiempo con la actividad,  equiparándolos de forma igual , a aquellos que ya dispusieran de una concesión en vigor y que deseen solicitar la prórroga.

      Lo que si supondría a nuestro criterio, una situación generadora de desigualdad, es operar  en un caso otorgándoles prorroga a unas concesiones y en otras no, cuando estando aún vigentes sus autorizaciones, concurren en estas los requisitos necesarios para el desarrollo  de la actividad,  teniendo en cuenta que,  para la mayoría estos concesionarios,   esta actividad constituye su medio de vida.

       No se trata por tanto, de operar de manera discriminatoria, sino más al  contario, de tratar con criterio de igualdad ambas situaciones, puesto que de no ser así y siguiendo su razonamiento,  la prorroga  no debería articularse en ningún caso,  ni para los nuevos concesionarios,  ni para lo anteriores, pues los nuevos concesionarios obtendrían unas mejoras que los anteriores no tuvieron,  y por las misma razones tampoco debería aumentarse el plazo concesional , con lo que vaciaríamos de contenido una regulación,  que pretende hacer atractivo a este sector.

      Así mismo existen en la actualidad una pluralidad de ubicaciones cuyas licencias no han sido renovadas, y están revocadas o extinguidas y son susceptibles de ser concesionadas, entendemos que con estas medidas y con las demás,  que recoge la norma,  podemos promover el interés en participar en los procedimientos de concesión.

      Por su parte en relación con la alegación formulada sobre la posibilidad de que varias personas jurídicas  pues ser titulares de más de un concesión, hemos de aclarar que tal posibilidad  entendemos que desaparece ,  pues en los documentos de constitución que deben aportarse,   se identifica a la  persona o personas que las componen, por tanto independientemente de la denominación de la sociedad , solo podrá ser titular de una  concesión  una sola persona sea física o jurídica, no pudiendo ejercer otra actividad remunerada ,  tal y como se indica en el texto de la norma.

      En relación con el pago de la tasa,  las actividades mediante elementos  auxiliares están recogidas en la ordenanza fiscal de aplicación, por tanto a día de hoy estas tasas están reguladas.

       Las nuevas actividades,  que se pueden prestar a razón de esta nueva regulación, están incluidas en la  en la ordenanza fiscal en vigor,  que hace referencia a la tasa de aplicación  a los tipos de quioscos,  no haciendo alusión , a ningún numero cerrado de actividades, sino más al contrario , incluyendo la posibilidad de acoger otras distintas,  a las expresamente mencionadas. Todo ello sin perjuicio de las modificaciones  que sobre dicha Ordenanza pudieran realizarse, si se estimara necesario.

      En relación con la ampliación de actividades y la afectación que esta pudiera tener con otros negocios que ofrecen servicios similares,  entenderíamos a “sensu contrario” , que limitar la posibilidad  de venta de los productos indicados en  estas  instalaciones , siempre que   cumplan con todos sus requisitos,   también podría ser considerada un restricción a libre competencia,  de hecho en la actualidad , existen gran variedad de establecimientos  comerciales de todo tipo y grandes superficies, que tienen espacios habilitados para la venta de prensa, revistas o publicaciones, incluida la expedición de bebidas , productos reelaborados, golosinas de todo tipo  y similares,  por tanto,  y en  aras al  principio mencionado , no se pueden restringir las actividades de venta,  si estas cumplen con las normas de aplicación.

      En relación con las  actuaciones de inspección y sanción  sobre las actividades a desarrollar en los quioscos,  seguiremos desarrollando las actuaciones de inspección, imponiendo  las sanciones en esta norma reguladas,  cuyo desarrollo actual, entendemos,  es más riguroso que la anterior norma.

      Agradeciendo sus aportaciones,  reciba un cordial saludo.

      Área de Comercio, Gestión de la Vía Pública y Fomento de la actividad empresarial.

 Argumentos a favor0
Ha finalizado el periodo de aportaciones. Ya no es posible incluir argumentos
 Argumentos en contra0
Ha finalizado el periodo de aportaciones. Ya no es posible incluir argumentos